Te queremos ayudar en todo el proceso de reforma de tu casa.

Debes minimizar cualquier molestia que te pueda ocasionar este proceso, por lo tanto, tendrás que pensar bien si es una buena idea quedarte en casa durante la reforma. Estas son algunas de esas molestias que te puedes encontrar.

  • Ausencia de limpieza: El polvo invadirá cualquier rincón de tu casa. Vas a vivir en un desorden generalizado.
  • Tu agenda se verá trastornada: Por todas las visitas que recibirás de todos los oficios, como fontanero, electricista, carpintero, etc.…
  • Ausencia de intimidad: Tendrás dificultades para cocinar y para tener una higiene personal adecuada.

Para vivir en una reforma y no morir en el intento debes tener una buena planificación.

Si a pesar de todo, decides quedarte en casa, debes establecer prioridades con tu interiorista, en cuanto al tipo de reforma y a los espacios mínimos utilizables.

  • Analiza cómo vas a solucionar tus necesidades básicas: comer, dormir, ducha, aseo, etc.
  • Programa tu agenda con l@s especialist@s.
  • Si no tienes tiempo deberías aprovechar tus momentos libres para organizar los objetos más íntimos (antes de tener preparada la casa para cuando entren los oficios).
  • Estudia cómo vas a almacenar, sin que entorpezca la obra, enseres y mobiliario. Puedes habilitar un cuarto para meter mobiliario y elementos que quieras proteger.
  • Ten preparada la casa para cuando entren los primeros oficios.
  • Usa sólo uno de los baños, un dormitorio para dormir, y además el uso mínimo de ropa, y enseres de uso diario como si de un vuelo low cost se tratara.
  • La cocina no es prioridad. Lo mismo te ocasiona el trastorno de desayunar y comer fuera, no es el mayor de los problemas. Pero, claro, es un sacrificio que debes de asumir de primeras.
  • Y atención porque la cocina implica un trabajo mayor, tanto de diseño como de construcción, y por lo tanto se tardará en ella más que en otras estancias.
  • Vacía los muebles para poder trasladarlos de una estancia a otra. Si cuentas con un lugar de almacenamiento alternativo, como trastero, para tener los muebles protegidos y que no estorben estaría genial.
  • Otra opción es llamar a una empresa especialista en mudanzas. Tienes dos formas:

– Los objetos los meten en cajas y los muebles son embalados para que nos sufran golpes. Se los llevan a un guardamuebles.

Ejemplo de empresas de mudanzas:

mudanzasabarca.es
mudanzasbarbero.es

– Los llevas a tu trastero o los apartas en un cuarto que has habilitado para meterlos. Quedarán listos para poderlos ubicar en otra habitación y que terminen con esta.

Una vez terminada la reforma el mobiliario y el resto de los enseres serán colocados como estaban.

Si vas a cambiar la decoración y distribución de mobiliario, lo primero de todo es eliminar aquellos muebles y elementos que ya no vas a usar.

  • Haz una lista de tus imprescindibles.
  • Si tienes dudas cuenta con las especialistas para elegir el mobiliario.
  • Organízate en el tiempo y calcula cuántas horas vas a necesitar para gestionar todo este cambio. ¡¡Para ser realistas con el calendario, lo mismo te toca que la familia o amigos te echen un cable!!
  • Sé práctica e intenta dejar a un lado los fetiches y el sentimentalismo. Piensa qué objetos has usado en el transcurso de dos años atrás (que ya es muuucho) y los que ni te acuerdes que existen retíralos.
  • Tienes varias opciones:
    • Llama al servicio municipal de retirada de enseres.
    • A una ONG (solo se llevan el mobiliario sin desperfectos y de calidad).
    • Ponlo en venta en una portal o tienda de segunda mano. (ej. Wallapop).
    • Si te apetece y tienes tiempo puedes organizar un mercadillo con tus amig@s en casa.

¿Cuándo es incompatible la reforma con la vida en la casa?

En los proyectos de interiorismo, hay que redistribuir la vivienda y no es posible convivir con la reforma. En las pequeñas obras como cambiar puertas o en la reforma del aseo, con una buena planificación, no generan muchas molestias y se podría convivir.

Si aun así decides convivir con una reforma, estas son algunas precauciones que debes tomar:

  • Cumple con el plan de acción que has realizado y tenlo todo muy ordenado.
  • Lleva cuidado con las herramientas, deberán estar desconectadas y retiradas cuando no se usen.
  • Será muy útil tener a mano cualquier información referente a las nuevas acometidas de instalaciones, cortes de agua o de electricidad.

Si te ha servido nuestros consejos y te animas a darle un cambio a tu casa, nos encantará poderte ayudar.