Si ya tienes decidido que vas a vender tu casa, hay varias cosas en las que tendrás que invertir y trabajar para tenerla a punto para la gran venta.

Arreglando la cocina para vender la casa
Fotografía de mainl.com

Nuestras casas se convierten en una extensión de nosotros mismos y el apego que tenemos por ellas es indescriptible, sin embargo, si ya has decidido vender, yo te recomiendo que dejes ese apego emocional a un lado. El mercado inmobiliario es frío y calculador. No hay espacio para sentimentalismos ni apegos emocionales.

Ahora es el momento de ser realista y honesto. Tendrás que valorar los pros y los contras de tu casa. Poner solución a aquello que lo requiera, con pequeñas reformas. Tendrás que actualizar aquellas cosas que puedan aumentar el atractivo y el valor.
También, debes tener en cuenta, que si vives en ella, deberás tenerla siempre a punto. Ordenada, limpia y preparada para las visitas de los futuros compradores. Recuerda que la primera  impresión será determinante en la decisión del comprador.
Cuesta más preparar una casa ocupada para la venta que una vacía, si embargo hay que acoplarse a las circunstancias y necesidades. No esperes a tener tu casa vendida para empezar a retirar tus objetos personales. Al contrario, es muy importante que tu casa este libre de ellos y sea lo más neutra posible. Da a los compradores que te visitan la posibilidad de imaginarse viviendo en tu casa.
¡Conserva solo lo esencial!
La limpieza es otro factor primordial. Es una tarea dura ¡pero hay que hacerla!
Los compradores asocian el desorden y la suciedad con problemas de mantenimiento no visibles. No les des motivos para que se imaginen algo que no existe.

pequeños arreglos pueden subir mucho el precio e una vivienda
Fotografía de
comparaonline.cl
Lo que esté roto, arréglalo o cámbialo, lo que haga falta, reemplázalo. Realiza todos aquellos proyectos de mejora que puedan añadir valor a tu casa. Nadie conoce tu casa como tú mismo, quizás sea el momento de invertir un poco de dinero y acometer esa pequeña reforma que siempre has querido, que siempre has echado en falta… podría subir mucho el valor de tu casa. Solo existe una oportunidad de dar una primera buena impresión.
Te aseguramos que esa inversión es dinero bien gastado, repercutirá positivamente en el proceso de venta y finalmente en el valor que quieras sacarle a tu propiedad.
Si no sabes por dónde empezar, podemos ayudarte. Juntos buscaremos las mejores opciones para tu presupuesto.