¿Crees que tu casa está preparada para enamorar?

Dicen que en el amor no importa la edad, la distancia o el aspecto físico… También dicen que el cerebro tarda 90 segundos en decidir si algo que acabas de ver te gusta o no, y

que la primera impresión es la que cuenta. Para nosotras, “una imagen vale más que mil palabras” es prácticamente un lema. ¿Sigues pensando que el aspecto exterior no importa?

Si consigues que el posible inquilino o comprador se enamore de tu casa en su primera visita, lograrás poner un pie en tu objetivo.

¿Y si comparamos una casa con una persona?

Está claro que tanto las personas como las casas pueden tener un gran potencial. Por ejemplo, hay personas cariñosas, inteligentes y comprensivas, aunque también hay casas cálidas, bien ubicadas, con buena distribución… Pues bien, en el asunto del amor y en el mercado inmobiliario, tal y como está la vida, debemos cuidar el aspecto físico. Ahora, hagamos de cupido: te damos 7 consejos básicos para que tu casa enamore:

1-. Revisa el estado de tu vivienda, al igual que todos los años te haces un examen médico, vas al masajista o al gimnasio. Repasa instalaciones, cerramientos, paredes, etc. Ten en cuenta que cualquier pequeña rotura  puede llevarte a perder una oportunidad.

2-. Actualiza tu casa. ¿Desde cuándo no cambias los cojines, las cortinas o los cuadros? Estamos hablando de esa casa que heredaste y no le has quitado aún el polvo, ni ese papel estampado de los años 80. Seguro que vas a la peluquería a darte un retoque y estás esperando las rebajas para comprarte el último modelito en tendencia.

3-. Te recordamos algunos de los obstáculos, tanto visuales como físicos, que interrumpen el paso y dan una aspecto de desorden. Por ejemplo:

-el cúmulo de fotos personales,

-la bici del niño en el pasillo,

-los peluches y/o libros apilados en cualquier estante,

-tu cocina llena de frascos y platos pendientes de recoger, etc.

Si fueras a enamorar, ¿saldrías con la foto de una ex pareja, sin peinar, o con el atuendo de estar por casa?

4-. El olor es importantísimo. ¿Recuerdas cuando te enamoraste de alguien por su perfume? Ese olor a limpio y esa gotita de fragancia que te apasiona. Imagínatelo cuando visiten tu casa. Seguro que afecta a esos 90 segundos iniciales de los que hemos hablado antes. La limpieza es uno de los fundamentos básicos.

5-. Te falta el toque especial. Para elegir prenda, elige colores neutros, que den a tu casa un toque de alegría y luz. Nada de estridencias. No sabes a quién vas a conocer. Como si de tu propia cita a ciegas se tratara.

6-. ¿Unas flores? Seguro que unas plantas bonitas funcionan. Le darán a tu casa ese toque vital y humano.

7-. ¡Y por último, unas fotos! Es obvio que, después del esfuerzo realizado, querrás verlo reflejado de alguna forma. Tu casa ya está lista para enamorar. Hazle unas fotos bonitas con un fotógrafo profesional en la materia. ¡Seguro que, cuando salgan a la calle o aparezca en las redes, romperán corazones!

Por supuesto, si quieres, estaremos encantadas de ayudarte a hacer que tu casa ENAMORE. Escríbenos y hablaremos de cómo hacerlo.